Nueva Zelanda, positiva a pesar de la decepción

Nueva Zelanda, positiva a pesar de la decepción

Tras el sorteo de la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA EAU 2013, pocos neozelandeses esperaban que su equipo hiciese milagros en el mismo grupo que Uruguay, finalista de México 2011, Italia, subcampeona de Europa, y Costa de Marfil, campeona de África.

Tal y como se aguardaba, Nueva Zelanda no logró estar a la altura de sus adversarios, al registrar tres derrotas consecutivas. Su ataque no llegó a ver puerta, mientras que la retaguardia recibió 11 goles. De este modo, los All White han entrado en la historia del torneo por acumular 543 minutos sin perforar la meta contraria, un récord.

Pese a todo, el combinado neozelandés no se va completamente de vacío de los Emiratos Árabes Unidos, ni siquiera tras el duro revés (3-0) sufrido a manos de los marfileños este miércoles en el estadio Mohammed Bin Zayed de Abu Dhabi.

El entrenador de los Kiwis, Darren Bazeley, ve aspectos positivos en su participación: “Es una gran experiencia. Ahora los jugadores ya saben lo que deben hacer para plantar cara a estos adversarios, que practican estilos de fútbol diferentes”.

“La derrota contra Uruguay, abultada, sirvió de aviso, y ante Italia nos repusimos. A pesar de todo, desperdiciamos muchas ocasiones, y un penal. Y al mismo tiempo el portero italiano estuvo acertadísimo”.

Esa buena actuación no bastó para que Nueva Zelanda puntuase, algo que incomoda al técnico: “Es decepcionante volver así a casa. Los jugadores han hecho un gran esfuerzo, aunque sabíamos que los tres rivales eran muy potentes”.

Y añade: “Estos resultados no son satisfactorios, pero me tranquilizan las ocasiones que creamos. En un Mundial no es fácil marcar, y tenemos que mejorar la puntería. Nuestros atacantes saben marcar, por desgracia aquí no han sido capaces de hacerlo”.

La mirada puesta en el futuro
Entre los delanteros de los que habla Bazeley podemos citar a Monty Patterson, que en el minuto 18 lanzó el penal atajado por el meta italiano, Simone Scuffet. Tampoco marcó contra Costa de Marfil, aunque Seck Diabagate tuvo que emplearse a fondo ante un lanzamiento de Stuart Holthusen en el minuto 14.

Holthusen habla de su falta de acierto: “Es exasperante que hayamos rozado el gol varias veces. Por desgracia, no hemos marcado ni uno solo, y hemos recibido 11. He visto el partido de Italia, y lo cierto es que merecimos un resultado mejor”.

Pero el joven atacante quiere olvidar las oportunidades malogradas y aprender del fracaso: “Para mí ha sido una experiencia extraordinaria. Los Emiratos son un hermoso país, hemos vivido una competición magnífica. Nuestra presencia aquí nos permitirá progresar”.

Lo cierto es que el futbolista del Onehunga Sports podría alcanzar perfectamente la profesionalidad: “Hasta ahora solo tenemos dos jugadores profesionales, pero creo que los chicos han dejado buenos detalles, y se les ofrecerán contratos. La presencia en un Mundial siempre ayuda a recibir ofertas interesantes”.

Sin embargo, Holthusen ve más allá del futuro inmediato, y aspira a regresar al panorama internacional dentro de dos años, cuando su país organice la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA: “Llevamos 18 meses juntos, y ahora ya somos un grupo de amigos. La mayoría de los jugadores tienen potencial para subir a la siguiente categoría. Sería muy emocionante jugar de nuevo juntos, en el Mundial Sub-20”.

Puede ser que entonces, con el apoyo del público, Holthusen y sus compañeros consigan al fin marcar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>